ESP

Rosquillas de huevo

Ensalada de mango, aguacate y pollo

Pocos postres de nuestra tradición culinaria se pueden igualar a las rosquillas de huevo. Son una auténtica delicia frita a la que pocos son capaces de resistirse.

INGREDIENTES

PREPARACIÓN

INGREDIENTESINGREDIENTES

  • 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 175 grs de aceite de oliva virgen extra Hojiblanca
  • 2 huevos
  • 20 grs de levadura en polvo
  • 225 grs de azúcar
  • 250 ml de leche
  • 800 grs de harina
  • Aceite de oliva suave para freír

INGREDIENTESPREPARACIÓN

  1. Comenzamos poniendo los huevos junto con el azúcar en un cuenco y lo batimos hasta que obtengamos una mezcla blanquecina y esponjosa.
  2. Después, vamos poco a poco añadiendo el aceite de oliva virgen extra Hojiblanca, el más adecuado para hacer repostería, y seguimos batiendo.
  3. Hecho esto, añadimos poco a poco la leche mientras continuamos mezclando con las varillas.
  4. En otro cuenco, juntamos la harina con la levadura y el bicarbonato, y mezclamos.
  5. A continuación, añadimos un poco de harina al cuenco del huevo con el aceite y lo mezclamos un poco. Cuando esté bien integrada la harina en la masa, añadimos un poco más y mezclamos. Repetimos esto hasta que hayamos echado toda la harina y tengamos una masa bastante densa, mezclándolo primero con las varillas para hacerlo después con las manos.
  6. Cuando tengamos una masa consistente, vamos separando pequeños trozos de masa y hacemos bolas con ellos.
  7. Con esas bolas de masa, en una superficie enharinada vamos estirándolas con las manos haciendo con ellas una especie de churros. Unimos los extremos hasta formar un aro y los dejamos sobre una bandeja forrada con papel de hornear.
  8. Una vez que tengamos varios roscos hechos, ponemos en una sartén una cantidad generosa de aceite de oliva suave y lo calentamos a fuego medio. Mientras se calienta el aceite, seguimos haciendo rosquitos.
  9. En cuanto el aceite esté caliente, echamos unas cuantas rosquillas en la sartén —no muchas para que la temperatura del aceite no descienda en exceso— y dejamos que se hagan por ambos lados, unos minutos por cada uno.
  10. Cuando estén doraditas, las sacamos y las ponemos sobre un papel de cocina para que absorba el aceite sobrante y no queden aceitosas.
  11. Finalmente, y mientras aún están un poco calientes, pasamos las rosquillas por una mezcla que tendremos preparada de azúcar con canela y ya las podemos servir.
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 175 grs de aceite de oliva virgen extra Hojiblanca
  • 2 huevos
  • 20 grs de levadura en polvo
  • 225 grs de azúcar
  • 250 ml de leche
  • 800 grs de harina
  • Aceite de oliva suave para freír
  1. Comenzamos poniendo los huevos junto con el azúcar en un cuenco y lo batimos hasta que obtengamos una mezcla blanquecina y esponjosa.
  2. Después, vamos poco a poco añadiendo el aceite de oliva virgen extra Hojiblanca, el más adecuado para hacer repostería, y seguimos batiendo.
  3. Hecho esto, añadimos poco a poco la leche mientras continuamos mezclando con las varillas.
  4. En otro cuenco, juntamos la harina con la levadura y el bicarbonato, y mezclamos.
  5. A continuación, añadimos un poco de harina al cuenco del huevo con el aceite y lo mezclamos un poco. Cuando esté bien integrada la harina en la masa, añadimos un poco más y mezclamos. Repetimos esto hasta que hayamos echado toda la harina y tengamos una masa bastante densa, mezclándolo primero con las varillas para hacerlo después con las manos.
  6. Cuando tengamos una masa consistente, vamos separando pequeños trozos de masa y hacemos bolas con ellos.
  7. Con esas bolas de masa, en una superficie enharinada vamos estirándolas con las manos haciendo con ellas una especie de churros. Unimos los extremos hasta formar un aro y los dejamos sobre una bandeja forrada con papel de hornear.
  8. Una vez que tengamos varios roscos hechos, ponemos en una sartén una cantidad generosa de aceite de oliva suave y lo calentamos a fuego medio. Mientras se calienta el aceite, seguimos haciendo rosquitos.
  9. En cuanto el aceite esté caliente, echamos unas cuantas rosquillas en la sartén —no muchas para que la temperatura del aceite no descienda en exceso— y dejamos que se hagan por ambos lados, unos minutos por cada uno.
  10. Cuando estén doraditas, las sacamos y las ponemos sobre un papel de cocina para que absorba el aceite sobrante y no queden aceitosas.
  11. Finalmente, y mientras aún están un poco calientes, pasamos las rosquillas por una mezcla que tendremos preparada de azúcar con canela y ya las podemos servir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte esta RECETA

Comparte esta RECETA

OTRAS RECETAS para inspitarte